RegresarAvanzar


TROMBOANGIITIS OBLITERANTE (ENFERMEDAD DE BUERGER)

La enfermedad de Buerger es un trastorno inflamatorio que cursa con remisones y recaídas que con frecuencia causa trombosis de los vasos de mediano calibre, principalmente las arterias tibiales y radiales, con extensión secundaria a las venas y nervios adyacentes. Es una enfermedad predominante en los fumadores masculinos entre 25 y 50 años de edad, pero el aumento reciente en las mujeres se atribuye a las practicas cambiantes del tabaquismo en los últimos dos decenios. Este trastorno es muy importante ya que con frecuencia conduce a insuficiencia vascular de las extremidades y algunas veces gangrena, de manera que se debe diferenciar de otras causas potenciales de enfermedad vascular periférica como aterosclerosis y tromboembolia.

 

 

ENFERMEDAD DE RAYNAUD

A diferencia de los síndromes vasculiticos que conllevan lesiones orgánicas bien definidas, la enfermedad de Raynaud se refiere a la crisis paroxisticas de palidez o cianosis de las partes distales causado por espasmo intenso de arterias pequeñas y arterias locales. Se trata de un padecimiento idiopatico, casi siempre de mujeres jóvenes, por lo demás sanas. En contraste, el fenómeno de raynaud se refiere a la insuficiencia arterial de las partes distales consecuencia de algún otro trastorno causante de la estenosis arterial.

ANEURISMAS

Las dilataciones anormales de arterias o venas se denominan aneurismas. Los describimos aquí porque son mucho más frecuentes e importantes en las arterias, sobre todo en la aorta. Suceden siempre que existe un debilitamiento intenso de la pared de un vaso. Cualquier vaso puede ser afectado por diversos trastornos como efectos congénitos, infecciones locales, traumatismos o enfermedades sistemáticas que debilitan las paredes arteriales. Las causas principales de aneurismas aorticos son aterosclerosis, sífilis y necrosis de la media, que causan aneurisma con disección o sin ella. Los defectos congénitos de arterias intracraneales, los llamados aneurisma en fresa, también son bastantes frecuentes; son una causa muy importante de accidentes cerebrovasculares.

ANEURISMA ATEROSCLEROTICO

La aterosclerosis es, con mucho, la causa mas frecuente de aneurismas aorticos. Son particularmente comunes en varones después del quinto decenio de la vida. Los factores de riesgo principales para la aterosclerosis son los mismos que para estos aneurismas. Aunque puede estar afectado cualquier sitio de la aorta, incluida la torácica, las lesiones predominan en la aorta abdominal, por lo común bajo el nivel de las arterias renales.

Las consecuencias clínicas de estos aneurismas dependen de su localización y tamaño. Puede haber oclusión de arterias ilíaca, renal o mesenterica, por presión del saco anerismatico o por propagación del trombo; este puede causar embolia. A medida que las masas pulsatiles aumentan de volumen, estos aneurismas no solo simulan tumores, sino que erosionan progresivamente las estructuras vecinas, como los cuerpos vertebrales. Se saben que han provocado erosión de la pared del intestino o, cuando se localiza en el tórax, de pared de traquea o esófago. La rotura es la consecuencia mas temida y se relaciona con el tamaño de la dilatación. En general, cuando esta tiene menos de 6 cm de diámetro, los aneurismas rara vez se rompen, en tanto que 50% de los pacientes con lesiones más grandes muere por rotura en plazo de 10 años después de establecido el diagnostico.

AORTITIS Y ANEURISMA SIFILITICOS (LUETICOS)

La etapa terciaria de la enfermedad muestra predilección por los sistemas cardiovascular y nervioso. Por fortuna, con un mejor control y tratamiento de la sífilis en sus etapas tempranas, estas afecciones se están volviendo raras.

Aunque la endarteritis obliterante de la sífilis terciaria afecta vasos de pequeño calibre en cualquier parte del cuerpo, clínicamente es mucho más destructora cuando afecta los vasa vasorum de la aorta. Esta participación origina aortitis torácica que, a su vez, causa dilatación aneurismatica de la aorta y del anillo de la válvula aortica, característico de la sífilis cardiovascular plenamente desarrollada. La tendencia a la participación de la aorta torácica próxima se relaciona con la mayor densidad del vasa vasorum en esa región. Como esta secuela de la infección por T pallidum no se manifiesta hasta 15 o 20 años mas tarde, se observa sobre en pacientes de 40 a 55 años. Los varones están afectados con una frecuencia tres veces mayor que las mujeres.


RegresarSubirAvanzar

Temario